2 de mayo de 2007

REEDUCACIÓN

por Iñaki Piñuel

De nuevo los poderes fácticos educativos pretenden tranquilizarnos frente a los datos sobre violencia escolar. Que si no es para tanto, que si son casos aislados... más del conocido síndrome de negación que infecta las instituciones. Desde el estudio Cisneros X, sabemos que la incidencia de la violencia en este ámbito es mayor que la que nos quieren presentar nuestras bienpensantes y cómplices -por consentidoras- autoridades. Sabemos que hay más violencia y acoso en primaria que en la ESO, y que los casos tienden a dormir el sueño de los justos durante meses o años antes de producir las reacciones de las autoridades.

A algún 'catedrovetónico' bien subvencionado con dinero público y con carné del partido de la ministra Cabrera tampoco le gustan los datos sobre violencia en las aulas. Los miembros del 'lobby progre', no contentos con ningunear los datos del estudio HBSC de la OMS de 2004 con 13.500 niños españoles, intentan negar que exista violencia escolar. Rebautizan el problema con cargantes eufemismos: 'problemas de disciplina', 'conductas disruptivas' o 'problemas de convivencia'. «No es que haya más violencia que antes -afirmaron falsamente ante la Comisión de Educación del Senado- sino que ahora nos preocupa más». Como no pudieron contra los datos de Cisneros X presentados ante la misma Comisión del Senado, pretenden ahora acallar las voces independientes mediante libelos. ¡Muerte civil contra el que se mueva! La técnica preferida del 'soviet progre' que acapara el mundo educativo. Sin embargo, los datos obtenidos por otros equipos de investigación (el Defensor del Pueblo, la Sindic de Greuges), invalidan el ficticio mundo idílico educativo del «no-pasa-nada-'no-problem'» que nos quiere vender el Gobierno.

No hicieron ni caso a PISA sobre fracaso escolar (campeones de Europa) y tampoco quieren reconocer la realidad de unos centros penetrados p

2 comentarios:

fermin dijo...

Esta clarisimo que lo que les pasa a nuestros chavales,es que son victimas directas de una mala política educativa,el gobernante de turno, nunca reconocerá sus errores,nunca tendrá ni la decencia ni la humildad de entonar el "mea culpa",ellos son portadores de la verdad absoluta,ademas,¿que les importa a ellos lo que les pase a nuestros hijos,es un problema que no da réditos políticos,y mientras antes se calle el tema,mejor.
Si un niño sufre en el aula,a sacarlo de inmediato.( a enemigo que huye puente de plata)esa es su politica,mientras solo nos queda el derecho al pataleo,que las demas familias,que todas sabian del problema,no solo no tienen la verguenza de preguntar,si no que ademas,se crea involuntariamente,(digo yo),un ambiente de casi simpatía hacia el agresor (es).Bueno todos sabemos que seguiremos siendo los marginales de la educacion,los que no aceptan las leyes,y el codigo de silencio impuesto por administraciones que en dsu mal hacer,no dudan de recurrir a la mas fascista situacion,a callar y a aguantar señores afectados"el buen nombre del colegio no se mancha,la persona nos la trae al pairo ,en fi que no desfallezcan las ganas de luchar,por la dignidad cde nuestros hijos.
"Afirmar la justicia, y luchar por imponerla,aunque su triunfo signifique un mayor sacrificio para mi".

ANA Mº OCHOA dijo...

Asi es amigo Fermin ,reformas educativas que no funcionan ,chavales que no desean estudiar y son aparcados en las aulas hasta los 16 años y que son los que habitualmente llevan las riendas del horario lectivo de las aulas.Profesores que necesitan media hora para poner orden y la otra media para adaptar su clase a los que no hacen ni dejan hacer.Como bien dices a las familias solo nos queda el pataleo y una carrera contra reloj para recuperar el tiempo perdido y subir la autoestima de nuestros hijos/as .
Ademas de aguantar los comentarios y el afan de desprestigar a la familia cuando acuden a los medios de comunicación poniendo de fondo se quieren hacer famosos .
Pero si Fermin nos haremos famosos denunciando la verdad y ante todo a nuestros hijos y los miles de niños que en silencio sufren y simplemente el mirar hacia otro lado es la unica respuesta .
Un saludo y seguiremos en la lucha.