4 de julio de 2007

CECILIA TORRES








Saludos a todos,soy la madre de la niña acosada en alicante en el miguel Hernandez.
En primer lugar,rabia,miedo impotencia,ira
En segundo lugar,recurrir a la asociacion conytra el acoso escolar y seguir sus consejos.
Luego llego la alegria por el auto de alejamiento y proteccion que la fiscalia le concedio a mi hija...
Despues la impotecia,la desesperacion la ira de nuevo,cuando la directora de su centro en lugar de alegrarse y comunicar esto a todos los muchachos que estan bajo su cargo...señortes mios se molesta por haber denunciado el caso y porque su centro asi como su incompetencia salgan a la palestra.Mejor mirar hacia otro lado,mejor contarselo por encima al responsable en la conselleria de educacion de alicante y que este convoque a los profesores ,de los que solo asistieron un tercio,supongo que .los impresentables e incluso aplaudieron sus palabras sin siquiera valorar que estaba dando datos privados de una menor que estan suficientemente justificados,tales como sus faltas de asistencia por motivos de salud importantes y cuyo expediente consta en el hospital que le corresponde.Ya responderan ante la ley sus correspondientes tutores,,,ellos veran.Un saludo a todos y gracias mil por vuestro apoyo

10 comentarios:

fermin dijo...

Bienvenida Sra Cecilia al club de los incomprendidos,bienvenida a esta realidad , en la cual no tienen cabida los que creemos que la justicia todavía existe aunque solo sea un poquitin,para resarcir los atropellos que se cometen oontra nuestros hijos.
Se ha topado (es un patrón que se repite en el 95% de los casos),con el pasotismo de aquellos ,que creen mas importante limpiar su imagen,que defender la integridad de aquellos que se les confía para su formación como futuros ciudadanos,nuestros hijos.
La hipocresía de estos dirigentes mediocres,su falta de profesionalidad,acompañada de sus adlateres y coreografos en la persona de padres irresponsables,y compañeros de oficio conniventes,daran el siguiente paso,que sera el apartarse de usted, previo “marujeo” intentando hacer ver que quieren ayudarla,lo o que les importa es el morbo que levanta,sacarle cosas a aquellos ,que no han querido seguir aborregados ni adoctrinados a lo que dicen los chiribailas que controlan la situacion,y que sabedores de que no lo saben hacer bien,recurren a los metodos mas faciosos para desprestigiar a todos aquellos que no les bailan el agua.
En fin ,que los previamente hemos pasado por esta historia y sabemos de que va la misma, la entendemos perfectamente,quedamos a su entera disposicion,y no dude en gritar aunque se crea sola,a todos estos mercachifles que forman parte de las agresiones hacia nuestros hijos,se les esta acotando poquito a poco su terreno para ejercitar la maldad, pero claro . . . Dentro de lo políticamente correcto, de esa manera ,tarda mas en solucionarse el tema,a ver si con el tiempo. . . a estos padres se les pasa el berrinche. . . . . . y . . . .
¿me equivoco?.
Un saludo a todos los que luchan contra el acoso escolar.
Cristobal Robles.

cecilia torres dijo...

Un saludo Fermin y mi agradecimiento por tus palabras de apoyo,claras como el agua y reales a mas no poder.Esto es de locos,yo ya no se donde esta el bien y donde el mal,si lo correcto ahoro no lo es y si la educacion que a mi me dieron ahora sirve para algo.Y esque al final te preguntas...¿no seria mas facil partirles la cara a los que acosan a nuestros hijos,y mas aun a los que lo consienten e incluso aplauden como ha sido micaso?...si de todas formas ahora somos los malos de la pelicula.Si hoy le ha llegado a mi hijo de 20 años una citacion para un juicio contra uno de los acosadores de mi hija ,solo porque le dijo que como tocara a su hemana le iba a dar,y el elemento le escupio en la cara y le contesto"por mis muertos que la mato"...pues ahora resulta que el denunciado es mi hijo...como lo ves? en fin....mas de lo mismo.

Anónimo dijo...

Cdo veo ls madres defender a sus ijos s cuanto
+ sola me sieto en tdo esto.

Si yo tubiera 1 madre para defenderme segro que tn mal no me pareceria ste infierno que volvera en 1 mes y 1 semana.

ANA Mº OCHOA dijo...

Quisiera contestarte anónima:

Puede que tu made esta tan perdida o con tanto miedo que no sepa donde dirigirse .Posiblemente será que tú tampoco le has contado como te sientes y que quieres que alguien te ayude. Muchas veces los hijos damos por sentado que los padres se deben dar cuenta si nos ocurre algo .En el caso de mi hijo cuando nos lo contó es como si se hubiera quitado un peso de encima posiblemente no nos decía nada porque no sabia como hacerlo pensando como tu que no le daríamos importancia .Siéntate con tus padres o con un buen amigo o si me lo permites también me lo puedes hacer a mi .Explícales que es lo que te ocurre ,que tienes miedo a la vuelta del colé y que no estas dispuesto a seguir en la misma situación que no es una cosa de niños y que te lleven a algún profesional que te ayude a hacer frente a tus miedos y temores y veras que las cosas cambian es mejor el dolor compartido que vivirlo en silencio te darás cuenta que hay muchas personas que te quieren.Un saludo y siempre que quieras puedes ponerte en contacto conmigo para lo que necesites ,

Anónimo dijo...

vivo con mis abuelos y bastante dificil les es ya educarme
gracias
ace tiempo que miro cosas d akoso par ver si ai algo k hacer

Anónimo dijo...

me akbo de mirar todos los videos ke poneis, estan guays

Anónimo dijo...

k si no e de eskribir aki me lo podis decir, que no kiero molestar

Anónimo dijo...

Tanto tienen de tristes como de reales todas las situaciones que desgraciadamente estamos viviendo a diario en nuestros colegios. Mi familia y yo hemos sido victimas del acoso escolar en la figura de mi hija, de la indiferencia por parte del profesorado, con frases tan comunes como "son cosas de niños" "se tiene que hacer fuerte" "es muy sensible"... al morbo que suscita en la puerta del colegio entre los grupos de madres que mientras la presa sea otro que no su hijo se limitan a hacer comentarios de todo tipo, siempre acusando al acosado, tales como "por algo será" y también algunos como "yo no digo nada porque sino le van a tomar manía a mi hijo/a", es decir espectadores tan culpables según mi punto de vista como los propios acosadores. Es duro, muy duro, puede hacer muchisimo daño a una familia, cuestionarse valores que creíamos inalterables y hacerte hervir la sangre hasta puntos insospechados. Después de una larga lucha en la que nos hemos visto solos y no voy a entrar en más profundidades porque habría que hacerlo mucho, llegamos a la conclusión de que al igual que Tolerancia CERO contra la violencia de género no deberíamos olvidar que este tipo de violencia psicológica, física, verbal... podría denominarse también VIOLENCIA DE GÉNERO, a ver si dándole un nombre que suene más, las instituciones serían más sensibles, o si no, por favor que me digan que es lo que hay que hacer para evitar que nuestros hijos lleguen a ser objetivo de grupos o de individuos que no tienen mejor cosa que entretenerse que hacerles la vida imposible,... yo puedo decir que a mí, mi hija me decía que ella, con nueve años, no quería seguir viviendo,y que no sabía si podría aguantar hasta que terminara el curso, que se iba a morir... En fin, sólo pensar en eso me revuelve el estómago, pero lo que más me asusta es si en el próximo curso volverá a ser diana de frustraciones y demás historias de individuos a los que se les permite que destruyan las vidas de los que creen más débiles que ellos, ante la mirada distraida de unos profesores a los que parece ser que cuantos menos problemas mejor. Reconozco que quizás sean duras mis palabras y que por supuesto no todo el mundo es igual, pero desde mi experiencia lo que yo puedo contar es esto...

Anónimo dijo...

Tanto tienen de tristes como de reales todas las situaciones que desgraciadamente estamos viviendo a diario en nuestros colegios. Mi familia y yo hemos sido victimas del acoso escolar en la figura de mi hija, de la indiferencia por parte del profesorado, con frases tan comunes como "son cosas de niños" "se tiene que hacer fuerte" "es muy sensible"... al morbo que suscita en la puerta del colegio entre los grupos de madres que mientras la presa sea otro que no su hijo se limitan a hacer comentarios de todo tipo, siempre acusando al acosado, tales como "por algo será" y también algunos como "yo no digo nada porque sino le van a tomar manía a mi hijo/a", es decir espectadores tan culpables según mi punto de vista como los propios acosadores. Es duro, muy duro, puede hacer muchisimo daño a una familia, cuestionarse valores que creíamos inalterables y hacerte hervir la sangre hasta puntos insospechados. Después de una larga lucha en la que nos hemos visto solos y no voy a entrar en más profundidades porque habría que hacerlo mucho, llegamos a la conclusión de que al igual que Tolerancia CERO contra la violencia de género no deberíamos olvidar que este tipo de violencia psicológica, física, verbal... podría denominarse también VIOLENCIA DE GÉNERO, a ver si dándole un nombre que suene más, las instituciones serían más sensibles, o si no, por favor que me digan que es lo que hay que hacer para evitar que nuestros hijos lleguen a ser objetivo de grupos o de individuos que no tienen mejor cosa que entretenerse que hacerles la vida imposible,... yo puedo decir que a mí, mi hija me decía que ella, con nueve años, no quería seguir viviendo,y que no sabía si podría aguantar hasta que terminara el curso, que se iba a morir... En fin, sólo pensar en eso me revuelve el estómago, pero lo que más me asusta es si en el próximo curso volverá a ser diana de frustraciones y demás historias de individuos a los que se les permite que destruyan las vidas de los que creen más débiles que ellos, ante la mirada distraida de unos profesores a los que parece ser que cuantos menos problemas mejor. Reconozco que quizás sean duras mis palabras y que por supuesto no todo el mundo es igual, pero desde mi experiencia lo que yo puedo contar es esto...

Anónimo dijo...

Tanto tienen de tristes como de reales todas las situaciones que desgraciadamente estamos viviendo a diario en nuestros colegios. Mi familia y yo hemos sido victimas del acoso escolar en la figura de mi hija, de la indiferencia por parte del profesorado, con frases tan comunes como "son cosas de niños" "se tiene que hacer fuerte" "es muy sensible"... al morbo que suscita en la puerta del colegio entre los grupos de madres que mientras la presa sea otro que no su hijo se limitan a hacer comentarios de todo tipo, siempre acusando al acosado, tales como "por algo será" y también algunos como "yo no digo nada porque sino le van a tomar manía a mi hijo/a", es decir espectadores tan culpables según mi punto de vista como los propios acosadores. Es duro, muy duro, puede hacer muchisimo daño a una familia, cuestionarse valores que creíamos inalterables y hacerte hervir la sangre hasta puntos insospechados. Después de una larga lucha en la que nos hemos visto solos y no voy a entrar en más profundidades porque habría que hacerlo mucho, llegamos a la conclusión de que al igual que Tolerancia CERO contra la violencia de género no deberíamos olvidar que este tipo de violencia psicológica, física, verbal... podría denominarse también VIOLENCIA DE GÉNERO, a ver si dándole un nombre que suene más, las instituciones serían más sensibles, o si no, por favor que me digan que es lo que hay que hacer para evitar que nuestros hijos lleguen a ser objetivo de grupos o de individuos que no tienen mejor cosa que entretenerse que hacerles la vida imposible,... yo puedo decir que a mí, mi hija me decía que ella, con nueve años, no quería seguir viviendo,y que no sabía si podría aguantar hasta que terminara el curso, que se iba a morir... En fin, sólo pensar en eso me revuelve el estómago, pero lo que más me asusta es si en el próximo curso volverá a ser diana de frustraciones y demás historias de individuos a los que se les permite que destruyan las vidas de los que creen más débiles que ellos, ante la mirada distraida de unos profesores a los que parece ser que cuantos menos problemas mejor. Reconozco que quizás sean duras mis palabras y que por supuesto no todo el mundo es igual, pero desde mi experiencia lo que yo puedo contar es esto...